18.5.10

Decepción de un amor

El corazón roto tras un adiós definitivo nos puede llevar a hacer cosas inesperadas. Se dice que al terminar una relación amorosa todos debemos pasar por un período de duelo. ¿Pero cuánto debe durar ese proceso?

En toda relación existen dos posiciones: el que abandona y el abandonado. Este último, a fuerza de aferrarse a aquello que resulta irrecuperable, termina por adecuarse a un amor en sufrimiento; a una suerte de paradoja afectiva, que se nutre de lo que ha ido sustituyendo con lo que fue.

Las etapas son:
  • Negación, no aceptar lo que está sucediendo.
  • Perplejidad, no se tiene conciencia de lo que está pasando. 
  • Rabia hacia uno mismo o al otro.
  • Desesperanza, se lamenta la pérdida de la persona amada. 
  • Resignación, asimilar lo que está sucediendo. 
  • Elaboración del duelo, donde se empieza a rehacer la vida.

3 lectores dejaron su opinión:

Let's dance dijo...

yo soy de las que llora, oculta sus lagrimas y su dolor adeltante de todos yluego vuelve a llorar. Despues de un tiempo determinado dejo de llorar, dejo de fingir y vuelvo a aser lo que normalmente era

flopi dijo...

Qué forma tan clara de expresar las consecuencias de amores contrariados.

De todas formas, y espero, los finales siempre son aleatorios y puede que se rigan en esa base, pero con muchos otros factores de por medio.

¿Quién dijo que el que abandona no hace lo mismo que el abandonado?

Un beso!

La sonrisa de Hiperión dijo...

Encantador blog el tuyo, un placer haberme pasado por tu espacio.

Saludos y un abrazo.